¿Qué Es El Pié De Charcot Y Qué Lo Causa?¿Cómo Se Diagnostica?

Deshabilitar Precargado
FireShot Capture 049 - REY YEBENES LUIS - Google Drive - drive.google.com.png

¿Qué es el pie de Charcot y qué lo causa? ¿Cómo se diagnostica?

La osteoneuropatía diabética, también conocida como pie de Charcot, es una comorbilidad de hasta el 7,5% de los pacientes diabéticos con neuropatía. Un tercio de estos pacientes tienen problemas con ambos pies.

La mayoría de los pacientes han tenido diabetes mal controlada durante 15 a 20 años para cuando vemos la degeneración de la articulación y la pérdida ósea, causando la deformidad. Sospechamos que estas cifras son bajas, debido a lo fácil que es para los médicos pasar por alto la progresión del pie de Charcot. La etapa aguda imita la celulítis y la condición crónica se asemeja a la osteomielitis, que también son comorbilidades diabéticas comunes.

¿Qué es el pie de Charcot y qué lo causa?

El pie de Charcot comienza con algún tipo de microtraumatismo, que desencadena inflamación incontrolable y daño nervioso conocido como neuropatía. Un aumento del IMC con una diabétes no controlada por un largo periodo de tiempo tambien puede ser causa desencadenante de esta patología. Las citoquinas pro-inflamatorias desencadenan la destrucción ósea y articular, causando que el pie se fracture o que el arco colapse y se distorsione en una protuberancia ósea en la articulación media, conocido comunmente como pie en balancín. El pie está caliente, hinchado con líquido, caliente al tacto, seco y puede o no presentarse junto con dolor.

Una teoría moderna es que el pie de Charcot se desencadena por traumatismos mecánicos repetitivos en los pies. Hasta el 50% de los pacientes recuerdan un esguince de tobillo o un procedimiento de pie anterior. La segunda teoría es que los desequilibrios musculares producen una carga excéntrica del pie, causando microfracturas, ligamentos laxos y degradación ósea.

¿Cómo se diagnostica el pie de Charcot?

Un punto clave en el diagnóstico es la amnamnesis del paciente. Cuando realizamos una historia clínica a nuestro paciente debemos conocer todas las patologías que este presenta, los tratamientos, su estilo de vida, etc. porque esto nos va a ofrecer una información detallada frente a que nos enfrentamos. Es muy importante conocer la patología y saber como cursa, y si sospechamos de que presenta pie de Charcot remitirlo al endocrino y que le realicen una RM, ya que la radiología convencional puede pasar por alto el edema subcondral de la médula ósea común a la enfermedad. Por supuesto, el edema de la médula ósea también podría significar artritis, gota o infección ósea. Las microfracturas también son más visibles en las resonancias magnéticas, lo que aumenta la probabilidad de un diagnóstico positivo.

Si un paciente con neuropatía diabética no tiene antecedentes de ulceración y el pie tiene la piel hinchada, caliente y enrojecida, existe una buena probabilidad de padecer el pie de Charcot. En pacientes con úlceras ya, un cultivo de hueso puede ser necesario para confirmar o negar el pie de Charcot.

Fases y tratamientos

Depende de la fase en la que el paciente acuda a consulta va a estar en nuestra mano tratar con un tratamiento u otro. Pero no por ello debemos de negar que no pueda ser esta patología. Cuando la lesión se presenta en los primeros estadios se le pide al paciente reposo y no apoyar el miembro afectado. Para ello se puede escayolar la pierna para evitar la deambulación y la deformidad. 

En fases mas avanzadas puede presentar en zona plantar ulceración por apoyo, por lo que vamos a tener especial cuidado en realizar descargas de la zona de apoyo y ulcerada y si presesnta lesión se realizarán curas. 

En casos muy extremos puede llegar a la cirugía de la zona ósea del pie. 

Es muy importante en un diabético tener una periocidad de asistencia a su servicio médico y atención de prevención para evitar diagnosticar la patología en fases muy avanzadas. Para ello es recomendable que acuda a sus citas con la enfermera, realizar una análitica midiendo los valores de hemoglobina glicosilada cuando su médico considere oportuno y una visita continuada al podólogo.

Compartir

Tags

Comentarios